Transformers, La Historia Original de Jim Shooter

Y esta semana tenemos un post muy especial. De esos que nos parece que todo fan debería darse su tiempo en conocer.

¿Se han preguntado como fue la idea original de la historia de G1? Ya hemos comentado que la serie G1 no fue la idea original, y que más bien fue la idea usada en los cómics Marvel G1, pero esta idea también tuvo su “semilla” y de la mano de Jim Shooter, que no es nombre de personaje de anime, sino uno de los que sentó las bases de toda la franquicia.

¿QUIÉN ES JIM SHOOTER?

Un nombre que para el común de los Transfans no debe sonar tanto como Simon Furman, pero este señor tiene sobre sus hombros gran parte de todo lo que hemos conocido como el universo Transformers.

Jim Shooter fue el editor en jefe de Marvel entre 1978 y 1985 y haber trabajado previamente en DC en títulos tan icónicos como la Legión De Superhéroes. Resumiendo, si has leído cómics de Marvel o DC es muy probable que Jim Shooter haya estado metido en la producción  o desarrollo de alguno de ellos.

Cuando Hasbro se acerca a Marvel para que les hagan la historia a su nueva línea de juguetes Transformables (una galleta de soda al que adivine cuál es) Jim Shooter fue el que aceptó el trabajo. Así el buen Jim crea las primeras 6 páginas de la historia de Transformers. Con esa idea base, se la entrega a Denny O’neil pero no queda nada satisfecho con lo que hizo. Luego de que otros rechazaran trabajar en un cómic de “muñequitos” es finalmente un, en ese entonces, joven y novato Bob Budiansky que sería el que nos daría las ideas y orígenes que se usarían en el cómic Marvel G1, y de las cuales se adaptaron para la POSTERIOR serie animada G1.

#YNOLASERIENUNCAFUEPRIMERO

¿Y QUÉ COSA DICES QUE HIZO?

Como ya lo dijimos, Jim Shooter hizo la idea básica de como sería la historia de unos robots transformables y conscientes, así como estos entrarían en la historia de nuestro mundo, y las consecuencias de todo esto.

Sin más, debo decir que este es un post que valoro mucho el poder compartir con ustedes, pues como siempre la idea del blog es que aprendamos todo lo posible sobre nuestra amada franquicia.

Una de las sorpresotas de Botcon 2010 fue la presentación del tratamiento original de Jim Shooter para la historia de Transformers. Esta fue una presentación de Powerpoint que pocos pensaron habría quedado archivada. Unas imágenes de la misma estuvieron disponibles en los foros de AllSpark, pero gracias al blog Transforming Seminarian, estas se transcribieron e incluso agregaron algunas correcciones de Jim Shooter. Hoy les compartimos todo este texto en castellano para poder leerlo sin problemas.

Es un texto bastante extenso, pero estamos seguros que encontrarán muy interesante por las diversas similitudes y diferencias con lo que vimos luego en el cómic y serie animada. Sin más…

LOS TRANSFORMERS SEGÚN JIM SHOOTER…

(Colocaremos en paréntesis y en itálica algunos comentarios para ayudar a nuestros lectores. Empezamos con el origen de los Transformers y su historia como raza antes de llegar a la Tierra)

La guerra civil arde en el planeta Cybertron. La destrucción es catastrófica y amplia, pero aún así ninguna vida se ha perdido. Ninguna, al menos no en el sentido de lo que conocemos como vida— pues los habitantes de Cybertron son todos máquinas. No hay “vida” en Cybertron excepto por “criaturas” mecánicas, eletrónicas. Así como la humanidad es la especie dominante en la Tierra, robots conscientes e inteligentes son la especie dominante en Cybertron. Incluso el planeta mismo es una vasta construcción mecánica. Tal vez hubo alguna vez un mundo “real” sobre el cual Cybertron fue construido por fuera, por dentro y a través hasta que no quedara rastro del planeta original, pero el origen de este planeta es desconocido, perdido en el tiempo. De manera similar, es desconocido si la “vida” robótica de Cybertron fue creada originalmente por alguna misteriosa y avanzada raza alienígena en el lejano pasado, o si estos extraños seres metálicos evolucionaron de extrañas formas básicas de vida más allá de la comprensión humana.

Lo que es seguro es que los seres robóticos y conscientes de Cybertron se están destruyendo los unos a los otros.

Por incontables eones, los Autobots se han dedicado a empresas pacíficas, – comercio, intercambio y viajes — vagando interminablemente por los serpenteantes tubos de tránsito, y a través de las altísimas carreteras de Cybertron.

Los Decepticons no tienen uso para la paz. Por incontables eones han desarrollado sus capacidades tecnológicas y se han preparado silenciosamente para la guerra, mientras convivían pacíficamente con los Autobots en una aparente perfecta armonía. Finalmente listos, atacaron.

Es una guerra de aniquilación. Los Decepticons, muchos de los cuales pueden convertir sus cuerpos a voluntad en impresionantes armas, o en poderosas naves, capaces de caer en picada desde el cielo sobre los perplejos enemigos, buscando borrar la presencia Autobot de Cybertron. Algunos, capaces de transformarse en aparentemente inocentes sistemas de comunicaciones, actúan como espías, minando la resistencia Autobot. Una vez en absoluto control, los Decepticons planean reconstruir su mundo-máquina en una nave de batalla cósmica, convertir su propio planeta, una esfera del tamaño de Saturno, en el arma más avanzada jamás concebida. Y entonces…. que el universo se cuide…

Los Autobots, aunque amantes de la paz, no son para nada débiles. Ellos también pueden transformarse, de su configuración robótica normal en vehículos fuera de este mundo — y ellos también son poderosos guerreros. Contraatacan ferozmente. Los Decepticons acabaron con billones de Autobots en su primer ataque sorpresa, el cual fue orquestado con la precisión que solo una máquina podría lograr. Los Autobots sobrevivientes, luchan desesperadamente, reuniéndose sobre, a través y dentro de Cybertron, estableciendo fortalezas contra los Decepticons. Además, una pequeña red de ciudades-estado Autobot, cada una rodead por vastas áreas de terreno controlado por los Decepticons, lucha por sobrevivir (esta idea de las ciudades estado se usaría más en el cómic Marvel G1 USA y UK).

Mil años después del traicionero ataque de los Decepticons, la guerra aún continúa.

Cybertron ha recibido mucho daño, y ha sido sacado de la perfecta órbita que mantenía alrededor de Alfa Centauri, y vaga a través del espacio fuera de control — un planeta errante.

Es así que, la ciudad-estado Iacon, la más poderosa fortaleza Autobot, lanza una nave espacial con una tripulación seleccionada por computadoras. Su misión — hacer un camino para el planeta a través de un cinturón de asteroides que orbita cierta estrella amarilla a la cual se está acercando Cybertron,  y evitar una colisión con un asteroide que cause mayor daño, o tal vez destruya su amado planeta arrasado por la guerra.

Pero los Decepticons saben de la misión de los Autobots, y lanzan su propia nave espacial. Esperando emboscarlos mientras los Autobots trabajan fervorosamente para destruir un enorme asteroide.

Una vez que el trabajo está hecho y Cybertron seguro, los Decepticons atacan. No se detendrán hasta capturar la nave Autobot y conocer los secretos de las últimas armas Autobot.

Con el poder de sus armas agotado por destruir el asteroide, a los Autobots no les queda más que huir, y tomar acción evasiva. La persecución cubre millones de millas por el espacio.

Pero, al final, los Decepticons logran alcanzar a los indefensos Autobots, cerca al tercer planeta desde un sol amarillo. Logran enlazar la nave Autobot por solo unos segundos con sus rayos tractores, pero eso es suficiente. Una fiesta de abordaje Decepticon cae sobre la nave Autobot.

Superados en número y armamento, la tripulación Autobot contiene a los invasores por preciosos momentos, mientras fijan los controles para estrellar su nave a máxima velocidad en la superficie del tercer planeta (el inicio del profesionalismo para estrellarse de los Autobots).

Testigos de la aparente destrucción de la nave Autobot, los Decepticons restantes dan la vuelta de regreso a Cybertron, que ya pasa velozmente fuera del sistema solar y hacia el oscuro espacio profundo.

El tiempo pasa. Mucho tiempo.

Cuatro millones de años han pasado luego de que se estrellara la nave Autobot. El Monte Saint Hellens Hillary erupciona – y muy profundo dentro de la corteza rocosa de la Tierra, debajo de las amplias tierras de Oregon, perturbado por los derrumbes volcánicos, algo  se activa.

Es la nave Autobot — muy dañada pero no completamente destruida. Los campos de fuerza automáticos ayudaron a proteger el poderoso núcleo de la nave. Aunque dañado al punto de tener que hibernar por eones, las ondas de choque emanadas del volcán han reactivado al “cerebro” de la nave — computadora no sería la palabra adecuada. Empieza a explorar el mundo a su alrededor. Esta máquina pensante, coloquialmente llamada “Aunty” el Ark (Arca) en lenguaje Autobot, fue dañada por la lucha y la colisión. Sus sensores ya no son lo bastante agudos para detectar vida, pero ella (sí, Aunty es femenina) sí logra descubrir mucha actividad mecánica. Fiel a su programación, Aunty el Ark empieza a alterar la estructura de los tripulantes de la nave, reconstruyéndolos para asemejarse a lo que ella detecta en el medio ambiente, de acuerdo a su procedimiento estándar de primeros auxilios/reparaciones.

Funcionando solo parcialmente, Aunty el Ark, no reconoce entre Autobot o Decepticon, amigo o enemigo son el mismo sujeto para sus atenciones. Las modificaciones de Aunty el Ark son hechas de tan manera que preserven la verdadera naturaleza básica de los robots. Los Autobots, por tanto, simulan vehículos terrícolas, los Decepticons se ven como armas terrícolas, aviones, aparatos de comunicación. Ambos pueden transformarse, en solo unos instantes, en formas muy parecidas a sus originales formas robóticas.

Los Decepticons dejan la nave primero. Aunque han estado en éstasis por millones de años, recuerdan su misión. Se agrupan en formación de batalla y disparan su poder combinado sobre la nave con los Autobots aún dentro. Ellos disparan–pero Aunty el Ark, que ya ha resistido demasiado, de alguna forma reúne la fuerza necesaria para elevar sus escudos defensivos una vez más, y absorber la fuerza del impacto. El líder Decepticon se da cuenta que sus fuerzas aún no son suficientes para aniquilar a Aunty el Ark y su tripulación. Parten en busca de poder– poder para recargarse y destruir a sus enemigos.

Así, las hostilidades que arrasaron Cybertron se reanudan en la Tierra. (Aunty sería renombrada como “Auntie” y retomada como personaje solo en los cómics Marvel UK como pueden ver aquí ).

Un día después, un Autobot disfrazado como un buggy arenero observa a un Decepticon infiltrarse en una planta de energía atómica humana. Cuando reporta esto, su líder queda alarmado.

Él se da cuenta, que los Decepticons ya se han dado cuenta que la Tierra es un premio de incalculable valor, ya que a diferencia de Cybertron donde ya no hay recursos — todos los materiales deben ser reciclados y nada nuevo puede hacerse sin canibalizar algo viejo, y por ello la energía es escasa — La Tierra posee minerales y petróleo, una corteza rica en minerales, y un núcleo de metal fundido. Es todo lo que hace falta en Cybertron —  y estas riquezas en manos Decepticon, podrían condenar a los Autobots y otras razas pacíficas del universo.

Los Autobots luchan por poder enviar un mensaje a Cybertron, tratando de averiguar que ha pasado ahí. ¿Aún sigue la guerra? Si no, ¿Quién ganó? ¿Algún bando sobrevivió? Podrían tomar siglos el que estas preguntas lleguen a Cybertron, y siglos más para las respuestas, si es que alguna llega a la Tierra. Una cosa es segura, los Autobots no tienen elección, deben defenderse, y prevenir que los Decepticons obtengan más poder para su malvada causa.

Así, la ancestral batalla continúa, pero en un suelo extraño, muy extraño, lleno de extrañas criaturas…

(Pausa en la presentación – Jim pasa a explicar las bases de la primera historia en la Tierra)

En la primera aventura, este origen será brevemente contado y ocurrirán los siguientes hechos:

Los Decepticons establecerán una nueva y futurista base de operaciones de alta tecnología en la Tierra. Los Autobots harán su cuartel general dentro de Aunty, su antigua, dañada y semi -sepultada nave espacial.

Se presentarán algunos miembros humanos para el grupo. Estos incluirán a “Sparkplug” Witwicky, y a su hijo Spike Buster. Sparkplug (cuyo verdadero nombre es Stanislas Piotr) es un tipo rudo y terco — poco instruido y gritón pero es un mecánico natural con una afinidad para las cosas mecánicas. Por instinto, puede desarmar, armar y reparar casi cualquier cosa.

Spike Buster (Al final en el cómic G1 sería nombrado solo como Buster y en la serie sería Spike), a pesar de su nombre, no se parece mucho a su padre. No está muy interesado en las cosas mecánicas. Su padre podría entenderlo si él estuviera interesado en deportes, aventuras, o incluso ciencia — pero no. A Spike Buster le gusta dibujar, y lee libros de filosofía y hasta algo de poesía “¿Donde he fallado?” se lamenta su padre (como vemos, es una idea muy diferente al Spike de la serie G1).

Spike Buster y su padre se encuentran con los Autobots y se convierten en sus confidentes, aunque se relacionan con ellos de maneras muy diferentes. Sparkplug los ve como las máquinas máximas, y está dispuesto a ayudarlos en sus batallas. Spike llega a ellos a un nivel más “humano”. Se preocupa por ellos como seres conscientes, y daría lo que sea por detener la guerra (Esta idea  se explota más en el cómic G1 pero ahí Sparkplug termina odiando a los Transformers).

Los amigos de Spike Buster, un grande y rotundo chico llamado “O” y Worn Jessie cuya diminuta estatura oculta su enorme valor, eventualmente se verán envueltos en el conflicto (Ambos se mantuvieron en el cómic G1 pero Jessie sería llamada Jesse, pues los de Worn era en realidad un apodo y “O” tendría muy poca participación y hasta desaparece).

La amiga de Sparkplug, llamada “Toots” no puede entender porque ahora está tan ocupado todo el tiempo, hasta que ella también queda atrapada en toda la situación.

Además de estos personajes humanos, tendremos humanos secuaces y aliados de los Decepticons.

Siendo máquinas conscientes, altamente desarrolladas, tendrán personalidades distintivas.

Por ejemplo:

  • OPTIMUS PRIME – Si hubiera nacido en la Tierra, habrìa sido un doctor, un mecánico, un científico, y un guerrero. Pero en Cybertron no hay diferencia entre estas profesiones. Optimus usa sus habilidades para curar y reparar — que son la misma cosa para los Autobots — para controlar el mundo a su alrededor y, si es necesario, destruirlo. Es el líder de los Autobots en la Tierra y también el más grande, fuerte y sabio de todos ellos. Tanto en poder como inteligencia, no tiene igual. Tiene la personalidad de un Abraham Lincoln. Puede ser inmensamente amable y su compasión se extiende a toda vida, incluyendo las criaturas de la Tierra. Aunque cuando lo que protege es amenazado, puede desatar una guerra mortal y sin piedad (Un Prime no tan bonachón ni inocente como el de la serie, esta idea se mantuvo más en el cómic Marvel G1).
  • PROWL – Es calmado, competente y muy leal, pero tal vez su cualidad más valiosa es su casi interminable paciencia. Una vez que se le asigna una tarea a Prowl, no parará hasta completarla. Trabaja con hechos probados, nada de imaginación o adivinanzas. Si tiene alguna duda, llamará a Optimus Prime, su comandante, antes de proceder. Odia todo tipo de duda, y se esfuerza en convertir en algo lógico y razonable a todo lo que se encuentre. Cree que en algo solo cuando puede explicarlo. Personalmente, es amigable pero no muy sociable. En conversación, tratará de escuchar en lugar de hablar, excepto cuando alguien diga algo poco razonable. Entonces, demandará una explicación (Este perfil se vio muy poco en la serie animada, y en cómic Marvel se aprovecha un poco más solamente. Es finalmente en los cómics IDW donde tendríamos esta personalidad llevada al extremo).
  • ULCHTAR STARSCREAM – Atravesando las nubes suavemente, Ulchtar Starscream observa con desprecio a las criaturas debajo. Es muy desdeñoso con cualquier cosa que no pueda elevarse por sí misma del suelo y reclamar el cielo. Ocasionalmente, expresa esto cayendo en picada y atacando, dejando fuego y destrucción mientras gana velocidad al subir. Pero no está completamente loco. Necesita una razón para si violencia, alguna manera de justificarla. Esto lo consigue por sus compañeros Decepticons. Cree en sus palabras acerca sobre una guerra santa contra los Autobots porque su alma requiere esa creencia. Sin ese sentido de propósito que le dan los otros Decepticons, su vida no tendría sentido y no lo podría soportar. (Una pena que nunca hayamos visto esto ni en la serie ni en el cómic)(Ahora tenemos la idea como se desarrollaría la serie posteriormente)

Las metas de los Decepticons, así como los conflictos que enfrentarán los Autobots serán explicados. En la primera aventura, los Decepticons deciden secar los océanos para tener acceso a ciertas materias primas del fondo del mismo.

Mientras la serie avanza, los Decepticons continuarán tratando de tomar, controlar y explotar los recursos y energía de la Tierra. Al final, buscarán transformar a la Tierra misma en un mundo como Cybertron —  una máquina/mundo/arma de increíble poder, con la cual intentarán alcanzar su destino de conquista que soñaron desde su mundo perdido.

Vemos las batallas Autobot/Decepticon como secuencias de acción rápidas e impresionantes en diversas locaciones centradas en carreteras. Tendremos batallas en carreteras del desierto con un sentimiento tipo del “Guerrero Del Camino”, batallas en la carretera de la costa del pacífico a lo largo de las montañas, y algunas en ciudades con alto tráfico y población. Vamos a usar mucha “utilería”. Planeamos destruir rascacielos,  la represa Boulder (Ahora llamada Hoover), plantas petroleras de alta mar y posiblemente el Gran Cañón. La carretera de alta velocidad de Indianápolis no será un lugar seguro tampoco…

(Este planteamiento lo vimos plasmado en los primeros episodios de la primera y segunda temporada de la serie G1, muchas aventuras pasan en las carreteras y dentro de las ciudades humanas).

#BRAVO #BUENAZO #INTERESANTE

Y bueno espero hayan disfrutado la lectura, algo extensa pero creo que muy interesante.

Jim Shooter es sin duda uno de los padres de la franquicia, y tiene mucho que contarnos, empezando por los Mysterions, otra línea de juguetes transformables encargada a ellos por una pequeña compañía , pero que no llegó a salir en cómics por ser comprada por OTRA juguetera. Jim es actualmente un duro crítico del negocio de los cómics actuales, bastante polémico para muchos pero sin duda, sus años de éxito lo respaldan, pero esto ya puede ser tema para otro post.

Es por ello que aprecio uno de mis tesoros actuales. Un print del primer número del cómic Marvel G1 autografiado y dedicado a su humilde redactor por el gran Jim Shooter. Gracias eternas a mi amigo Armando Machuca por el detalle.

Bueno amigos, nos vemos dentro de 15 días con un post nuevo, pero también le compartimos el último catálogo del mes de nuestro auspiciador Toyhax/Reprolabels, con geniales stickers para darle detalle  con sets para mejorar tus figuras oficiales y 3P.

CATÁLOGO TOYHAX OCTUBRE

Cuatro buenos lanzamientos este mes, cada foto con su enlace de compra:

*Studio Series Blackout: Dale todo el detalle que merece, con muchos logos y emblemas para ambos modos.

*Prime Wars Trilogy Combiner Wars Blast Off: Si tienes este molde en tu colección, no dejes pasar este set para dejarlo mejor que nunca.

*Power Of The Primes Repugnus: Geniales detalles para sus ojos y cuerpo, que incluyen acabados con reflejos y detalles insectoides.

*MMC Colisus: La genial representación de Thunderclash merece resaltar con un juego de emblemas brillantes y refractarios. Imperdible.

Éxitos a todos.

Genboy Black Convoy, créditos del arte para Gerald Novoa “Gercrow